Blog - Natural Capital Factory
Existe un interés creciente en los enfoque de capital natural por parte de las empresas españolas, pero ¿por qué no hay ninguna liderando el avance en esta materia en la esfera internacional del capital natural?
capital natural,empresas y biodiversidad,
16710
page-template-default,page,page-id-16710,qode-social-login-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

BLOG

Natural Capital Factory: Ya es hora de que las empresas españolas contribuyan al impulso del movimiento del capital natural

Durante la primera edición del Natural Capital Summit, evento organizado por Ecoacsa en colaboración con la Fundación Conama y la Fundación Global Nature en Madrid en octubre de 2016, tuvimos la oportunidad de medir el grado de interés en el desarrollo del capital natural del sector empresarial español de una manera más directa y amplia.

 

Ya es hora de que las empresas españolas contribuyan al impulso del capital naturalLos resultados fueron claros: existe un interés creciente por estar al día de las soluciones que permiten a las empresas controlar y reducir su impacto ambiental.

A pesar de este interés, ¿cómo es que rara vez se ve a las empresas españolas en la arena de la capital natural? La respuesta no tiene nada que ver con la falta de conocimiento sobre lo que está en juego. Somos perfectamente conscientes de que cada año 15 billones de árboles y 24 billones de toneladas de suelo fértil se pierden en todo el mundo, y de que la seguridad hídrica futura enfrenta multitud de riesgos desde la perspectiva de la escasez.

Los españoles tenemos el privilegio de vivir en uno de los países con mayor biodiversidad de la Unión Europea, pero al mismo tiempo, los servicios ecosistémicos y los bienes naturales proporcionados por nuestra naturaleza se encuentran entre los más vulnerables de los Estados miembros de la UE.

Algunas de las razones de esta situación son las características socioeconómicas y la posición geográfica de España: es uno de los países de la UE más expuestos a los efectos del cambio climático, como las sequías, la degradación de la tierra y la erosión del suelo —un 12 % del país (6 millones hectáreas) sufre un proceso de erosión, y la desertificación puede considerarse grave en un 17,86% de la superficie española—. También es destacable la creciente demanda de agua (por parte de los sectores del turismo, la agricultura y la industria) y la necesidad de mejorar la gestión del agua y los recursos naturales.

Las consecuencias de todos estos impactos para el bienestar humano y el desempeño empresarial no son desconocidas para el sector de los negocios español. En los últimos años, se han logrado avances cruciales en términos de gestión ambiental: un 90 % de las empresas medianas y grandes cuentan con al menos una persona responsable de las cuestiones ambientales; un 76 % ha introducido un sistema de gestión ambiental. Un 95 % está monitoreando el consumo de recursos naturales y energía, la generación de residuos (93 %) y efluentes de aguas residuales (85 %). Sin embargo, solo un 56 % mide la contaminación atmosférica local o regional y únicamente un 55 % mide la contaminación del suelo.

Es incuestionable que las empresas españolas están comprometidas con la promoción de una economía circular que se traduzca en la mejora del bienestar humano y la equidad social, a la vez que se reduce el riesgo medioambiental y la escasez ecológica. Entonces, ¿por qué no hay una empresa española líder entre las que se esfuerzan por servir de referencia en este campo en la esfera del capital natural?

Hemos identificado una serie de razones que explican esta circunstancia. Entre ellas: la falta de comprensión sobre los beneficios potenciales de integrar las consideraciones del capital natural en la toma de decisiones y la presentación de informes; la ausencia de datos, casos de estudios y aplicaciones prácticas dentro de España; brecha de capacidades; carencia de referencias institucionales; falta de conocimiento sobre lo que es necesario para poder realizar evaluaciones y su coste; y desconocimiento sobre qué enfoque es más adecuado.

Con el objetivo de dar solución a estas lagunas y posibilitar que las empresas españolas contribuyan al impulso del capital natural, consideramos que es muy necesaria la existencia a escala nacional de una plataforma común que permita estar informados de todo lo que está ocurriendo actualmente en el mundo del capital natural, que sirva de foro en el que compartir información crítica sobre el los últimos desarrollos políticos en este ámbito y facilite la conexión con otros profesionales con intereses comunes y encontrar orientación, referencias y una visión global del paisaje del capital natural.

Esta es la razón por la que hemos puesto en marcha el Natural Capital Factory, un lugar para canalizar todos los esfuerzos de las empresas españolas en términos de evaluación y contabilidad del capital natural, cuya misión es coordinar y mostrar nuestro potencial para avanzar hacia un desarrollo sostenible.

El Factory será un espacio de conocimiento y desarrollo de capacidades, una red para proporcionar asistencia técnica, un foro para poner sobre la mesa preguntas, ejemplos e ideas y encontrar soluciones. Su propósito es impulsar la visibilidad de todas las empresas españolas comprometidas con los objetivos internacionales que todos compartimos de la manera más efectiva y colocar a España en la posición que merece en el ámbito del capital natural mundial. ¿Te unes?

 

Por David Álvarez, director ejecutivo de Ecoacsa.

Traducción al español del artículo originalmente publicado en el blog del World Forum on Natural Capital 2017.