Evitar la conversión de tierras contribuiría a un aumento estimado del PIB real en 2030 de hasta 150 000 MUSD

Imagen: Timrael en Pixabay

The Economic Case for Nature” (El caso económico a favor de la naturaleza) es parte de una serie de documentos del Banco Mundial que establece la justificación económica para invertir en la naturaleza y reconoce cómo las economías dependen de la naturaleza para servicios que en gran medida están subvalorados. Este informe presenta un ejercicio de modelado global integrado de economía de ecosistemas, el primero de su tipo, para evaluar las respuestas de política económica a la crisis mundial de la biodiversidad. Al modelar la interacción entre los servicios de la naturaleza y la economía mundial hasta 2030, el informe señala una variedad y combinación de escenarios de políticas disponibles para reducir el impacto de la pérdida de la naturaleza en las economías.  

 

Este marco de modelización representa un paso importante hacia la toma de decisiones «inteligentes respecto a la naturaleza», ya que busca apoyar a los responsables de la formulación de políticas que enfrentan complejas contrapartidas que involucran la gestión del capital natural y, por lo tanto, logran un crecimiento que sea resiliente e inclusivo.

Mensajes clave

  • El declive global de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas es un problema de desarrollo: las economías, particularmente en los países de bajos ingresos, no pueden permitirse el riesgo de colapso de los servicios que brinda la naturaleza. El análisis de este informe muestra que, según una estimación conservadora, un colapso en servicios determinados como la polinización silvestre, el suministro de alimentos de la pesca marina y la madera de los bosques nativos, podría resultar en una disminución significativa en PIB mundial: en concreto, de 2,7 billones de USD en 2030. Los impactos relativos son más pronunciados en los países de ingresos bajos y medianos-bajos, donde las caídas en el PIB de 2030 pueden ser superiores al 10 %.

  • Las políticas inteligentes con la naturaleza pueden reducir el riesgo de colapso de los ecosistemas y son políticas de "beneficio mutuo" en términos de biodiversidad y resultados económicos. Una combinación cuidadosamente elaborada y coordinada de políticas, en particular las que apoyan la innovación, puede beneficiar simultáneamente a la biodiversidad y al desarrollo. Las políticas consideradas en este informe reducen la conversión de tierras naturales y dan como resultado un aumento general del PIB real mundial en 2030 del orden de entre 50 000 y 150 000 millones de USD. 

  • Cuantos más países cooperen, mejor serán los resultados. La comunidad global necesita implantar medidas para incentivar dicha cooperación y apoyar una transición inclusiva para aquellas partes interesadas que se ven afectadas por reformas económicas y que enfrenten costes de oportunidad. 

  • Las agendas de la naturaleza y el cambio climático son complementarias y hay sinergias que pueden ser explotadas para fomentar la ecología, la resiliencia y un desarrollo inclusivo. Los beneficios de la política inteligente con la naturaleza aumentan sustancialmente cuando los servicios de secuestro de carbono de la naturaleza se tienen en cuenta. Este análisis destaca los beneficios económicos y ambientales que se obtendrán mediante la alineación global, regional y nacional de políticas que abordan la pérdida de biodiversidad, así como la mitigación y adaptación al cambio climático y la mejora de los medios de vida locales.

El documento persigue proporcionar conocimientos analíticos para informar el proceso que conduce al 15 Conferencia de las Partes (COP-15) del Convenio sobre la Diversidad Biológica, y ayudar a los países a implementar el nuevo marco mundial de diversidad biológica posterior a 2020. 

 

Leer más en Grupo Banco Mundial

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email