La conservación del 30 % de la tierra en ubicaciones estratégicas reduciría el riesgo de extinción de 9 de cada 10 especies

Imagen: Pixabay

La conservación del 30 % de la tierra en ubicaciones estratégicas podría salvaguardar 500 gigatoneladas de carbono almacenado en la vegetación y el suelo, alrededor de la mitad de las reservas de carbono terrestre vulnerables del mundo, y reducir el riesgo de extinción de casi 9 de cada 10 especies terrestres amenazadas. Estos datos se derivan del informe Strengthening Synergies: How action to achieve post-2020 global biodiversity conservation targets can contribute to mitigating climate change (Reforzando sinergias: Cómo la acción para lograr el marco global de la biodiversidad pos2020 puede contribuir a mitigar el cambio climático), del Centro de Monitoreo Mundial de la Conservación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP-WCMC, por sus siglas en inglés).

 

El documento refleja cómo la coordinación de áreas prioritarias para conservar tanto la biodiversidad como las reservas de carbono es clave para alcanzar objetivos ambiciosos tanto para la naturaleza como para el clima. Destaca las áreas en las que la acción de conservación global puede ofrecer más para lograr los objetivos de biodiversidad y mitigar el cambio climático. Además, muestra que priorizar áreas para la conservación y contabilizar la biodiversidad y el carbono de forma conjunta puede asegurar el 95 % de los beneficios de la biodiversidad y casi el 80 % de las reservas de carbono que podrían obtenerse priorizando cualquiera de los valores por sí solos.

 

Los autores destacan la interconexión fundamental del cambio climático y las crisis de pérdida de biodiversidad, y señalan que se necesitan enfoques más integrados para abordarlos. Las acciones que aprovechan las contribuciones de la naturaleza, conocidas como soluciones basadas en la naturaleza, y se basan en una toma de decisiones inclusiva que reconoce los derechos a la tierra de los pueblos indígenas y las comunidades locales son especialmente cruciales para actuar de manera efectiva.

 

«No hay solución climática sin la contribución total de la naturaleza. Tal y como muestra el informe del UNEP-WCMC y el trabajo de ONU-REDD, si somos capaces de realizar la contribución total de la naturaleza a la mitigación del cambio climático, también habremos logrado el objetivo de la conservación de la biodiversidad», según Inger Andersen, directora ejecutiva de PNUMA.

 

El análisis identifica los puntos críticos de biodiversidad conocidos como las regiones más importantes para priorizar las soluciones climáticas basadas en la naturaleza; estos incluyen: el Bosque Atlántico de Brasil, Mesoamérica y gran parte de los biomas mediterráneos y el sudeste asiático, así como otros puntos críticos en el oeste de la costa africana, Papua Nueva Guinea y la selva tropical del este de Australia. Otras áreas importantes debido a las grandes cantidades de carbono que contienen son las tierras bajas al sur de la bahía de Hudson, la selva amazónica y la cuenca del Congo.

 

Leer en UNEP

 

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
No Comments

Post A Comment