510 000 M€ del sector financiero holandés, en riesgo por la dependencia de su portfolio de préstamos de los servicios ecosistémicos

Imagen: Pixabay

El Banco Central (De Nederlandsche Bank, DNB) y la Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos han publicado un informe sobre la exposición del sector financiero holandés a los riesgos asociados con la dependencia de las empresas de su portfolio de préstamos de los servicios de los ecosistemas. Según el análisis, las instituciones financieras holandesas de todo el mundo tienen una exposición valorada en cerca de 510 000 millones de euros a empresas con una dependencia alta o muy alta de uno o más servicios de los ecosistemas.

 

Este estudio se basa en otro conjunto llevado a cabo el año pasado por ambas entidades bajo el título ¿Valores en riesgo?, en el que se investigan los riesgos de pérdida de biodiversidad en términos cualitativos.

 

La biodiversidad es la diversidad dentro de las especies, entre especies y entre ecosistemas. La pérdida de biodiversidad es una fuente de riesgos financieros y amenaza la disponibilidad de servicios ecosistémicos, como la madera, la polinización animal y la fertilidad del suelo, de los que dependen las actividades económicas.

 

Como resultado, los bancos, fondos de pensiones y aseguradoras que financian estas actividades económicas enfrentan riesgos físicos. Los 510 000 M€ en riesgo mencionados representan el 36 % de la cartera examinada. Uno de los servicios ecosistémicos es la polinización animal. A nivel mundial, la exposición del sector financiero a productos que dependen de la polinización asciende a 28 000 M€.

 

Tal y como subrayan los responsables del documento, las instituciones financieras corren riesgos de reputación y de transición cuando financian empresas que tienen un impacto negativo importante en la biodiversidad. Por ejemplo, las instituciones financieras holandesas de todo el mundo han contribuido con 97 000 M€ de financiación a empresas implicadas en diversas controversias medioambientales. El seguimiento del impacto negativo que puede tener una empresa específica puede resultar en un daño a la reputación de la propia compañía, así como de las instituciones financieras que la financian.

 

Las empresas deben adaptar sus operaciones a la política gubernamental y las preferencias cambiantes de los consumidores para reducir el daño a la biodiversidad. La transición a modelos empresariales menos intensivos en nitrógeno puede exponer los 81 000 M€ en préstamos que los tres grandes bancos holandeses han otorgado a los sectores nacionales con actividades emisoras de nitrógeno a riesgos de transición.

Riesgos para la biodiversidad: una advertencia importante

Los autores indican que las instituciones financieras deben asegurarse de identificar la exposición de sus carteras a los riesgos de la biodiversidad de manera oportuna, ya que la comprensión profunda de estos riesgos se traduce en una gestión adecuada de los riesgos. El estudio conjunto DNB-PBL ha identificado solo el límite inferior de la exposición total de las instituciones financieras a los riesgos de pérdida de biodiversidad. Debido a la disponibilidad limitada de datos, se investigó solo un número limitado de riesgos para la biodiversidad. Por lo tanto, en función de los resultados, no se puede concluir que otros riesgos sean menos relevantes. Por ello, se recomienda seguir desarrollando normas coherentes y ampliamente aplicadas para medir y divulgar los riesgos de la biodiversidad.

 

Leer en DNB

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
No Comments

Post A Comment

No Comments

Post A Comment