Los aspectos ambientales, prioridad en la agenda de Davos - Natural Capital Factory
El Foro Económico Mundial 2019 (FEC) reunido este mes en la localidad Suiza de Davos ha tenido la su agenda repleta de prioridades ambientales. Y no es para menos, dado que los asuntos relacionados con el medioambiente, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos repiten en el podio global de riesgos por probabilidad e impacto, según el Informe sobre Riesgos Globales 2019 del FEC.
aspectos ambientales,medioambiente,cambio climático,Foro Económico Mundial 2019,Davos 2019,desarrollo sostenible
18404
post-template-default,single,single-post,postid-18404,single-format-standard,qode-social-login-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-page elementor-page-18404
aspectos ambientales, prioridad en la agenda de Davos

Los aspectos ambientales, prioridad en la agenda de Davos

aspectos ambientales, prioridad en la agenda de Davos

El Foro Económico Mundial 2019 (FEC) reunido este mes en la localidad Suiza de Davos ha tenido la su agenda repleta de prioridades ambientales. Y no es para menos, dado que los aspectos ambientales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos repiten en el podio global de riesgos por probabilidad e impacto, según el Informe sobre Riesgos Globales 2019 del FEC.

El encuentro anual de las mayores potencias económicas del mundo ha sido altavoz de multitud de líderes empresariales, celebridades, expertos y personas comunes que piden acciones contundentes por parte de los gobiernos en materia ambiental.

Algunos ejemplos son el artículo conjunto hecho público durante el evento que firman Børge Brende, presidente del FEM, el director general de WWF, Marco Lambertini, y el director general saliente de Unilever, Paul Polman, pidiendo un «nuevo acuerdo para la naturaleza», respaldado a nivel mundial e inspirado en el estilo del Acuerdo Climático de París.

Por su parte, Sir David Attenborough, naturalista británico, recibió el Premio Crystal por su liderazgo en la gestión ambiental y pronunció un poderoso discurso demandando acciones que den solución a los problemas relacionados con el cambio climático, los océanos y la biodiversidad. «El jardín del edén ya no existe», advirtió. «Hemos cambiado tanto el mundo que los científicos aseguran que estamos en una nueva era geológica: el Antropoceno, la era de los humanos».

Además, se refirió a las ventajas que ofrecen las comunicaciones actuales para compartir evidencias y conocimiento a una escala inimaginable, frente a la audiencia limitada que tenía cuando comenzó con sus series de televisión 60 años atrás. En este sentido, aprovechó su presencia en Davos para presentar su nueva serie «Nuestro Planeta», que se estrenará en Netflix el próximo 5 de abril, de acceso libre a través de WWF.

En la entrevista que le realizó príncipe William de Inglaterra, Attenborough aseguró que las medidas de los líderes mundiales para abordar los desafíos ambientales son «vacilantes». «Somos tantos, tan poderosos, tan persuasivos (…) que de hecho los mecanismos de destrucción que poseemos nos permiten de hecho exterminar ecosistemas completos sin darnos cuenta», añadió.

Evitar esto requiere el reconocimiento de nuestra dependencia de la naturaleza, de modo que gestionemos adecuadamente nuestros impactos en ella para garantizar que siga apoyando nuestras economías y sociedades, pidió.

La conservación del medioambiente, el legado más duradero

Por su lado, Cristiana Pasça Palmer, secretaria general del Convenio sobre Diversidad Biológica, que asiste por segundo año al Foro de Davos, quiso incidir en su intervención en que «el legado más duradero que puede dejar un líder es la conservación del medioambiente, la preservación de la biodiversidad y las soluciones basadas en la naturaleza, que pueden crear un mundo mejor para la humanidad y todas las demás formas de vidas del planeta».

Tras nueve años de ausencia de un presidente de Gobierno español en el Foro de Davos, Pedro Sánchez, presidente de España, participó en una sesión especial en la que defendió un modelo de crecimiento económico que genere bienestar para las personas dentro de los límites del planeta, basado en la igualdad de género, la transición ecológica y en el que el cambio tecnológico sea fuente de progreso inclusivo. «Les invito a que levantemos todos los ojos de los gráficos macroeconómicos y miremos a los ojos de las personas», aseguró mientras recordó la Agenda 2030 de Naciones Unidas como modelo de referencia del camino que hay que seguir.

Las empresas reclaman acelerar la acción

También las empresas aprovecharon este foro como plataforma hablar subrayar la necesidad de acelerar la acción climática. El consejero delegado de IKEA, Jesper Brodin, aseguró en declaraciones a la CNBC que «la principal preocupación que tenemos es que el tiempo sigue avanzando cuando se trata del clima y la escasez de recursos. Necesitamos encontrar nuevos modelos de negocios, nuevas ecuaciones para poder seguir sirviendo a las personas. Por eso tenemos prisa. Las grandes empresas deben asumir el papel de la responsabilidad».

A pesar de que Brodin parece estar convencido, la 22.ª Encuesta Mundial Anual a los CEO de PWC muestra que las preocupaciones sobre el cambio climático y el daño ambiental han disminuido. En 2018, un 31 % de los CEO estaban extremadamente preocupados por el cambio climático y el daño ambiental. En 2019, este porcentaje ha caído al 19 %.

A pesar de esta caída, la sociedad civil sí que tiene las cosas claras. El Barómetro Edelman Trust 2019 muestra que un 76 % de los ciudadanos quiere que los responsables empresariales tomen medidas que mejoren la sociedad y el medioambiente. La encuesta, realizada a más de 33 000 personas, revela que la mayoría demanda a los CEO que apuesten por el cambio y la mayoría cree que son ellos los que tienen la capacidad de cambiar positivamente el entorno. El cambio positivo no es visto como un juego que no sume nada; y el 73 % de los encuestados cree que las empresas pueden aumentar las ganancias mientras mejoran la sociedad.

Otro signo positivo es el surgimiento de nuevas campañas como Alliance to End Plastic Waste, que nace con un presupuesto de inversión de 1,5 billones dólares para eliminar los plásticos de nuestras vidas, y We Value Nature. Esta última ha nacido con el fin de trabajar con las empresas para que cambien su percepción y la valoración de la naturaleza sea la nueva normalidad entre ellas.

El capital natural, en el corazón de Davos

Si se quiere avanzar en dar solución a los problemas ambientales que tanto preocupan, los gobiernos y empresas deben reconocer que la riqueza de los países y economías no puede ser meramente financiera. Debe incluir los capitales social, natural y humano, que sustentan toda actividad económica.

Para llevar el debate sobre este asunto tan crítico al corazón del foro en el que se negocia el devenir de nuestras economías y sociedades, tuvo lugar una sesión paralela sobre «¿Qué es la riqueza». La cita estuvo organizada por la Green Economy Coalition (GEC), con el apoyo de Natural Capital Coalition, WWF Francia, Green Growth Knowledge Platform, Finance Watch y la Fundación MAVA, que contó con la participación de Cameron Hepburn, director de  Smith School of Enterprise and the Environment de la Universidad de Oxford; Lauren Smart, directora general y responsable global de Financial Institutions Business de S&P Global; Pavan Sukhdev, presidente de WWF International; Michael Izza, CEO del Instituto de Contables Públicos en Inglaterra y Gales (ICAEW); y Oliver Greenfield, coordinador de GEC, quien se encargó de moderar el debate.